14.12.11

WIM MERTENS:
"A man of no fortune and with a name to come"

En la música contemporánea de los últimos tiempos se han impuesto fácilmente, con el beneplácito de la crítica, obras por lo general de audición complicada para el gran público. No se pueden negar sus cualidades, pero sí admitir la dificultad para despertar interés y ampliar el número de seguidores. Otro tipo de compositores han intentado abrir las fronteras para facilitar su música, topándose así con el desprecio del sector más retrógrado de la crítica, pero accediendo a un mercado entusiasta como el de las nuevas músicas (con todo lo despectivo o atractivo que el nombre pueda conllevar), sin olvidar por ello sus convicciones y prioridades. El estirado compositor belga Wim Mertens es uno de los ejemplos más claros de ese acercamiento a estructuras más sencillas (cuidado, también es preciso investigar en sus series más complejas, intercaladas entre sus éxitos) que encuentran difícil acomodo en cuanto a su definición estilística. Una de las muchas líneas de actuación de este dinámico artista consiste en la interpretación en solitario utilizando solamente piano y voz, con la peculiaridad de cantar en falsete versos sin ningún tipo de significado. Así, diciendo prácticamente nada, Mertens dice realmente mucho, algo además distinto y único, directo y sincero. "A man of no fortune and with a name to come" fue su primera referencia de piano y voz, publicada por Les disques du crépuscule en 1986 con una artística portada que refleja la soledad del intérprete.

"Toda mi música, incluso la instrumental, viene de una inspiración vocal", afirma Mertens. Así se puede entender mejor que engalane sus piezas con tan extraño canto, que aunque al principio pueda resultar chocante, incluso algo absurdo o histriónico, acaba atrapando, convenciendo y esperando más de esa manera tan peculiar de entender la música de piano, en la que lo popular y lo clásico se dan la mano. "A man of no fortune and with a name to come" fue grabado en dos días sin ningún tipo de manipulación adicional y estaba dedicado a su padre, Henri, que también era músico. Presenta por lo general una marcada emoción en seis piezas inspiradas, placenteras y de duraciones amplias, si bien su único 'single' se sale de la norma general al tratarse de un riff movido de menos de tres minutos, con un tratamiento vocal más intenso; "Hirose", así se titula, toma el nombre de una antigua novia japonesa de Wim, Rika Hirose, cuya única acreditación en su obra es de fotógrafa en "Educes me" y como vocalista en "If i can", trabajos ambos de esta misma época. "Casting no shadow" es un comienzo bonito y melódico, en el que la voz se presenta tímida al minuto y medio, intentando equilibrar la belleza clásica del instrumento con un toque personal y extravagante por lo distinto e inesperado; este inicio, además de sereno y hermoso es ciertamente largo (once minutos y medio), pero se trata de una de esas melodías que podrían ocupar sin temor una mayor extensión. Así lo hace "You see", única de las canciones en la que parece escucharse una frase con sentido (la que le da título), en un entorno de quince minutos alegres y desenfadados en los que también hay tiempo para una calma tensa. También tranquilas son "A tiels leis" (de melodía bella y sustanciosa, aunque de menos matices hasta su cambio de registro hacia la mitad de su extensión, que deja ver a un Mertens más exultante) y "Naviamente" (reposada, envolvente y plástica, cuya expresividad viene dada tanto en lo rotundo de las notas del piano como en la acongojante interpretación vocal). Es sin embargo el corte número cinco uno de los más acertados del álbum, un clásico en el repertorio de este enorme músico (de hecho se trata de una composición anterior, grabada con distinto tratamiento para el álbum "Vergessen"), de título "Multiple 12", en el que, él tendrá sus motivos, no utiliza la voz; de cadencia lenta y agradable, continúa con una cierta incertidumbre general sobre si el propósito del álbum se nutre de celebración o de duelo contenido. En su reedición de 2008, "A man of no fortune and with a name to come" incluía un anecdótico (su duración es inferior a un minuto) séptimo corte, "Noli me tangere", que era en realidad cara B del single de "Hirose". El éxito de este trabajo y la creciente fama de Wim Mertens fueron motivo suficiente para acometer una larga gira que, aparte de pasar por España y demás países europeos, también llegó a Estados Unidos, en concreto a New York, Houston y Los Angeles; su éxito provocó la rápida respuesta de Windham Hill, que publicó dos recopilatorios del artista, "Close cover" en 1986 y "Whisper me" en 1988, si bien ninguno de los dos incluía canciones de "A man of no fortune and with a name to come". El film franco-belga "Between the devil and the deep blue sea", conocido en España como "Entre dos mares - Li", contó con este disco como banda sonora, y es es que al parecer su directora, Marion Hänsel, trabajó durante varios años en el guión mientras lo escuchaba compulsivamente; la BSO, que es el mismo disco con el mismo listado de temas, añade en su portada 'Basada en "A man of no fortune, and with a name to come'.

La 'generación perdida' fue el nombre con el que se conoció a una serie de escritores norteamericanos residentes en Europa en los años 20 del pasado siglo. Tal vez los más conocidos de todos ellos fueran John Dos Passos, Francis Scott Fitzgerald, John Steinbeck y Ernest Hemingway, sin embargo para nosotros es destacable la influencia de otro de ellos, Ezra Pound, en la obra de Wim Mertens, en especial en los títulos de muchas de sus composiciones, como el del trabajo que nos ocupa, "A man of no fortune and with a name to come", perteneciente a su 'Canto I'. Pound fue clave en una cierta revolución poética de su época con el empleo del verso libre en composiciones largas, del mismo modo que Mertens capitaneó su propia revolución vocal en la música contemporánea con sus extravagantes composiciones para piano y voz, trabajos llenos de vida y energía intercalados entre otros en conjunto, sinfónicos, o complicados juegos vanguardistas. Mertens, junto a Michael Nyman y Philip Glass, capitanea otra generación, pero no 'perdida', sino populosa y reconocida, la de los minimalistas del último cuarto del siglo XX. Bravo por Wim y por compartir con el mundo sus múltiples expresiones de talento.

ANTERIORES CRÍTICAS RELACIONADAS:
WIM MERTENS: "Usura early works"
WIM MERTENS: "Maximizing the audience"
WIM MERTENS: "Jardin clos"
WIM MERTENS: "Motives for writing"
VARIOS ARTISTAS: "In search of angels"
VARIOS ARTISTAS: "Música sin fronteras"



Etiquetas: , , , , , ,

8 Comments:

Anonymous santi said...

Me transmite mucho más este estilo de piano y voz que cuando actúa con grupo, este disco no me canso de escuchralo aunque pasen años.

Por cierto,que acaba de sacar disco nuevo.

10:24 a. m.  
Blogger Pepe said...

Pues sí, Santi, me encontré con la noticia al preparar esta crítica. Parece que "Open continuum" sigue la estela de "Partes extra partes", al trabajar con una orquesta sinfónica, curiosamente la de Tenerife. Son dos discos y un DVD. Incluye composiciones clásicas de Mertens (aunque repite bastantes de "Partes extra partes"), incluída una del disco aquí comentado, "Multiple 12".

No tardaremos en volver a verle por aquí.

2:49 p. m.  
Blogger Juan Antonio said...

Recientemente asistí a la presentación del último trabajo de Héctor Reyes "Cristalino", y en algunos momentos me recordó la similitud con Wim Mertens, en especial en esos pasajes en los que Wim Mertens, centra toda la fuerza de la composición en el manejo del piano.
En un momento indeterminado, opté por acercarme a otros compositores de los que habitualmente escuchaba. Descubrí a Mertens, al adquirir un CD que bajo el nombre de "Al otro lado", reunía a una serie de artistas tales como, Lorena Mckennitt, Philip Glass, Pat Metheny, Lito Vitale y por supuesto Wim Mertens, entre otros.
Se incluía el tema "Close Cover" de Mertens, que se convirtió en uno de mis favoritos de ese disco y que me introdujo en su música

4:28 p. m.  
Blogger Pepe said...

Me acuerdo de ese disco, Juan Antonio, se subtitulaba 'lo mejor de la new age' y llegó en ese momento en que estaba de moda ese término y que provocó un aluvión de recopilatorios. En todos ellos, dependiendo la compañía que lo editaba, había cosas muy buenas y otras no tanto. Aquí destacaban Lito Vitale (con su inmortal "Ese amigo del alma"), Ed Alleyne Johnson ("Oxford suite part 1", una auténtica joya), Art of noise (¿quién no conoce "Moments in love"?) y, por supuesto, "Close cover", que a más de uno les descubrió a Wim Mertens.

4:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,gracias por tus comentarios sobre uno de los discos que mas me gustan del compositor que mas emociones provoca en mi.No se qeu tiene este señor a la hora de enfocar la composición y la forma de tocar con la ayuda de su inconfundible voz pero lo que siento al escucharlo supera a cualquier sensacion qeu tenga al escuchar la infinidad de piezas escritas a lo largo de la historia para dicho instrumento y esto es asi,al menos para mi.Por cierto hay una pieza de un minuto sublime que se edito con el single del disco por aquellos años llamado Noli me tangere que en la reedición del disco Wim si la incluyo.El titulo de dicha pieza segun le conto al 13t en su programa viene de lo que Jesus les dijo a sus discipulos apenas resucitado.Saludos.

Josea.

9:48 a. m.  
Blogger Pepe said...

Es evidente, Josea, que Mertens transmite unas sensaciones especiales y únicas.
"Noli me tangere" es una pieza muy muy breve pero aún así se agradece que su inclusión en la reedición del disco.

4:15 p. m.  
Blogger Jose Antonio Alonso said...

Qué grande es este disco
Hace años compré el vinilo en una tienda de discos de Barcelona que ahora es de ropa.
Arriesgado,intenso,sin prejuicio s,desafiante,cuando empieza a sonar casting no shadow sabes que va a ser uno de los discos que han venido para quedarse
Creo que fue en este blog donde leí que estaba dedicado al padre de Mertens.Poco más que decir.
En el 2009 lo vi en el Palau de la Música defendiendo a receptable,no tocó struggle for pleasure pero si close cover y face a main,en directo es un músico brillante e intenso como pocos
Felicidades por el blog

9:51 p. m.  
Blogger Pepe said...

Tiendas de discos que han cerrado?, no, no puede ser. Ja ja ja, la cantidad de buenas tiendas que todos conocemos y que tuvieron que cerrar hace años, menuda pena. Bravo por las que sobreviven!!!
Este mismo año 2016 vi a Mertens en un Monasterio cerca de Zaragoza, gran concierto, como siempre, y tocó Close Cover, como siempre.

9:29 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home