1.11.08

TALITHA MACKENZIE:
"Sòlas"

La mayoría de nosotros acertaríamos al identificar como instrumentos musicales tipicamente celtas a la uillean pipe, el tin whistle, el arpa o el bodhran, entre otros. No hay que menospreciar sin embargo al más antiguo de todos, la voz, que convenientemente utilizada sirve no sólo de acompañamiento sino de instrumento primordial, en base a una tradición milenaria denominada 'mouth music'. La tradición gaélica cuenta que la mouth music (o puirt-a-beul) -es decir, música de boca- es una forma de canto en gaélico enfocado al baile, melodías vocales que imitan la sonoridad de los propios instrumentos; su origen puede estar en la prohibición de ciertos instrumentos que se consideraban heréticos, o en las etapas de hambruna en las que, en Escocia, hubo una prolongada ausencia de artesanos especializados en la fabricación de dichos instrumentos. De una forma u otra, esta tradición fue rescatada y revitalizada en base a ciertas grabaciones antiguas, entidades y grupos como el denominado así mismo Mouth music, formado por Martin Swan y Talitha Mackenzie, que enseguida emprendería un interesante rumbo en solitario, cuyo primer fruto sería "Sòlas", publicado en 1993 por el sello londinense Riverboat en su colección 'Women of the world', de la que también formaron parte Emma Junaro (Bolivia), Carmen Linares (España), La india Meliyara (Colombia), Anna-Kaisa Liedes (Finlandia) y Detty Kurnia (Indonesia).
Dos tipos de tratamiento absolutamente distintos de los temas tradicionales escoceses son los presentados en este álbum por Talitha, siguiendo el camino marcado por su anterior experiencia musical con Swan: el más puro seguimiento de la tradición en la mayoría del mismo y, muy al contrario, la adecuación al estilo dance en algunos de los casos. Esta circunstancia, que le hizo ganarse ciertas críticas, no le hace perder interés, pues la aplicación de este estilo es suave y está convenientemente tratado y estudiado, sin llegar a una excesiva deshumanización sino en un bonito complemento que puede acercar músicas tan dificiles de escuchar a un público joven o de intereses lejanos: "Quería mostrar que es posible utilizar la técnica de cantar establecida hace siglos y hacerla popular y accesible hoy en día". No parece echar de menos Talitha a Martin Swan (además esa cierta tribalidad presente en el dúo desaparece, centrándose nuestra vocalista en las cualidades puramente celtas de su música), revelándose como una artista plena de emoción y calidad en una búsqueda de sus intereses culturales, los que afronta con profundo respeto y, como ella misma dice, amor. Abre el disco la calma de "Hoireann ó", una de las canciones más populares del disco (interpretada incluso en directo en la BBC con el acompañamiento de teclado, guitarra y percusión), si bien el mayor interés es el de demostraciones vocales como las del segundo corte, una auténtica muestra de mouth music modernizada de título "Sheatadh cailleach", que por sí sola ya justificaría la adquisición de este álbum. Dos canciones de trabajo de evidente profundidad vocal, "'S muladach mi 's mi air m'aineoil" y "E ho hi", dan paso al mayor intento de fusión de antigüedad y modernidad en el disco, una interesante "Seinn o" que abre el temido debate; curiosamente, "Seinn o" (algo así como "¡Canta!") lo rescata Talitha del disco "Mouth music", con gran acierto y mejor tratamiento discotequero del mismo, consiguiendo una canción moderna y dinámica en contraste con el presumible espíritu tradicional del álbum; sin embargo, hay que recordar que la 'mouth music' es ni más ni menos que música para el baile, y aunque la adaptación es algo drástica y difícil para los puristas, el resultado es suficientemente interesante y original como para no tenerlo en cuenta y dejarse atrapar. En cuanto a esa continuidad de "Sòlas" con el álbum "Mouth music", hay que destacar que "Chi mi na morbheanna" es otro tema afortunadamente rescatado de aquel, si bien una vez más en un tratamiento nuevo, algo más suave y tradicional, así como con la incorporación del extracto de un discurso de John Fitgerald Kennedy; al parecer, "Mist Covered Mountains" (que es la traducción del título gaélico, "Montañas cubiertas de niebla" en español) era una de las canciones favoritas del presidente de los Estados Unidos, tanto que se interpretó en su funeral. El título de la canción en el disco queda así: "Chi mi na morbheanna/JFK". Hay que acabar destacando otros títulos del álbum, Funky bird medley" con otro suave guiño a la tecnología, "Owen's boat" en una línea pop como la del tema que abría el trabajo, y "Theid mi dhachaigh", una preciosa y suave nana que cierra un disco en el que hay demasiadas buenas canciones como para no ser recordado, en su mayoría tradicionales a excepción de estas dos últimas, compuestas ambas por Talitha Mackenzie.
Todo lo comentado tendría una gran lógica si no fuera porque Talitha Mackenzie no es escocesa sino neoyorquina, y su verdadero nombre es Talitha Nelson. Con gran talento musical desde muy joven, y fascinada por canciones gaélicas y otra música popular europea que le descubrió su madre, logró hacer de su pasión un oficio y consiguió aprender un idioma tan difícil como el gaélico escocés. A partir de ahí, su mérito ha sido mimetizarse completamente en esa cultura y grabar, con Martin Swan o en solitario, su propia forma de entender y honrar la tradición gaélica, una propuesta incomprendida y lamentablemente obviada por los que no tienen en cuenta las fusiones y los nuevos intereses en los que, posiblemente, y siempre que conlleven un mínimo de calidad y respeto, esté el futuro de estos tipos de música.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Anonymous santi said...

Aunque prefiero a Lorena McKennitt o a Enya me parece muy buen disco,agradable y a la vez moderno.

11:10 p. m.  
Blogger Pepe said...

Loreena y Enya son mucho más mediáticas, puede que Talitha sea más auténtica. En todo caso las tres son grandes cantantes, Santi, y como bien dices este es un disco moderno, agradable y recomendable.

7:57 p. m.  
Anonymous Jaime said...

Impresionante disco!, de nuevo la vanguardia escocesa, las músicas envolventes, la fusión de composiciones melodías de raiz "tradicionales", con ritmos actuales, Capercaillie, Martyn Bennet,...Talitha, y tantos, se adelantaron a su tiempo. Para ella lo celta fue "su amor", Escocia se convirtión en "su tierra", y un escocés "su hombre". Durante una época ocultaba su origen americano, atrás quedaron los tiempos en que ocultaba su origen no gaélico.

¡Dichosos los que tuvieron la oportunidad de verla en 1994 en Cartagena!

12:20 a. m.  
Blogger Pepe said...

Pues sí, dichosos ellos. Hay que ver cómo se movía la escena new age por Cartagena y su famoso Teatro Circo, qué envidia me daba.

En cuanto a ocultar su origen americano, yo no había llegado a tanto pero tienes razón, sólo hay que ver que su primer disco en solitario lo firmó como Talitha Nelson, pero enseguida 'mutó' a Mackenzie y dió comienzo su etapa más importante.

10:49 a. m.  
Blogger Off Mental (músicas sen fronteiras) said...

Enhorabuena una vez más por la completa entrada. Me permito pasarte este enlace con un audio que seguro que te gusta, un saludo --> http://offmental.blogspot.com.es/2013/04/dialogos-3-radio-3-rne-especial-album.html

12:12 p. m.  
Blogger Pepe said...

Qué grandes momentos los que nos haces recordar, VIVA ese archivo de casetes, y que duren!!!

11:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home