10.9.08

BUCKETHEAD:
"Colma"

Algunos grupos consiguen llamar la atención y provocar admiración y seguimiento no sólo con su trabajo sino también por causas extramusicales. El maquillaje de Kiss o Marilyn Manson, la caracterización de Slipknot, las portadas de Iron Maiden, la provocación erótica de Madonna o religiosa de Sinead O'Connor, la ambigüedad de las tATu, así como otros enfants terribles, personajes misteriosos o polémicos, frikis, concursos televisivos... todo vale para vender. Sin ir más lejos dos de los artistas new age que más han vendido en norteamérica han sido John Tesh (famoso y atractivo presentador de televisión) y Yanni (ex-marido de la conocida actriz Linda Evans), y ya en Europa, algunos músicos de prestigio optan a veces por renovar viejos éxitos (Mike Oldfield y sus versiones de "Tubular bells", Jean Michel Jarre y sus nuevos "Oxygene") en vez de buscar otras vías que nieguen acusaciones de falta de ideas. Buckethead es un grupo distinto, que sorprende por su aspecto pero que además ofrece una estupenda calidad musical. Las circunstancias que envuelven al cerebro del grupo son de lo más extravagante con que nos podemos encontrar en el mundo de la música, y han originado una pequeña legión de seguidores, que aumentaron a raíz de la pertenencia de este guitarrista al grupo Guns'n'roses durante varios años a comienzos de siglo XXI, si bien lo más interesante para nosotros fue un estupendo álbum titulado "Colma" que se publicó en 1998.
Buckethead fue criado por gallinas en un gallinero, aunque acabó escapando para vivir su propia vida. Eso es al menos lo que él nos cuenta, aunque lo verdaderamente impactante es la imagen que ofrece, la de un guitarrista misterioso -tanto por su caracterización como por el casi desconocimiento de sus datos biográficos, incluso su propio nombre-, que actúa con una máscara blanca de Halloween y un cubo de Kentucky Fried Chicken en la cabeza, de lo cual deriva su apodo, 'cabeza de cubo'; sus movimientos son robóticos y los estilos frecuentados van desde el thrash metal y rock instrumental a la música electrónica y ambiental, pero si simplemente contáramos el aspecto como un dato anecdótico, habría que dejar claro que ha sido en su forma de tocar donde este músico -cuyo nombre original 'se supone' que es Brian Carroll- ha encontrado las mejores críticas, ya que la revista Guitar Player le colocó en la octava posición de los diez mejores guitarristas de todos los tiempos. Aunque su estilo parezca alejado de las Nuevas Músicas, hay hechos tan sorprendentes en su discografía como para que Buckethead aparezca con todo derecho en este blog: su cuarto disco, "Colma", publicado por CyberOctave Records (una división de Higher octave Music, el sello de Malibú que introdujo en el mercado a otros guitarristas importantes como Craig Chaquico, Ottmar Liebert o Neal Schon), referencia a un pequeño pueblo cercano a San Francisco donde la población de muertos es mayor que la de los vivos en escala de 100 a 1, un detalle truculento muy en su estilo. La estructura de canciones sueltas con melodías atractivas es engañosa, pues revelan un interés más centrado posiblemente en desviarse de la linea de actuación que Buckethead ofrecía en sus anteriores trabajos que en ofrecer una gama de nuevos sonidos. El origen de tan atractivo desinterés está en la madre del guitarrista, enferma en el hospital, a la que éste quiso ofrecer un trabajo fácilmente audible, tranquilo en ocasiones, animado en general. "Colma" se debate entre la electrónica más ambiental y el sonido de guitarra más típico de Higuer Octave Music. Nos encontramos con una primera parte de canciones muy parecidas entre sí y una segunda más oscura, donde varios de los temas se alimentan únicamente de guitarras, sin batería o percusiones. "Whitewash" es un comienzo rotundo y sorprendente, donde se descubre el secreto que alimentará parte de los temas: entre batería, bajo y una efectiva guitarra, el cuarto miembro del grupo es un DJ que ejecuta diversos efectos para nutrir y ensalzar temas como "Hills of eternity" o "Lone sal bug". No podía faltar una canción dedicada exclusivamente a su madre, "For mom", alegre, delicada y orgullosa, en esta primera parte del disco en la que, en primeras escuchas, varios de los temas suenan de forma parecida, si bien cada uno posee su particular magia, en una curiosa sensación de estar ante postales diferentes de la misma ciudad. "Machete" y "Wishing well" son, junto a "Whitewash", los títulos más destacados (al menos los incluídos en diversos recopilatorios), si bien es en "Big sur moon" o "Sanctum" donde parece aflorar la verdadera personalidad de este curioso personaje, saliéndose un poco de la esencia del álbum.
En un recorte de una revista musical de 1989 -el único sitio donde puede contemplarse, presumiblemente, su auténtico rostro- Buckethead cita entre otros como influencias a Michael Jackson, Yngwie Malmsteen, Joe Satriani, Jennifer Batten, Randy Rhoads y Paul Gilbert, del cual fue alumno. Quizás con el tiempo logre superar a esos grandes nombres, incluso puede que algún día se quite la máscara, aunque jamás podrá abandonarle el calificativo de insólito. Puede que "Colma" fuera un experimento, ya sea por ofrecer un disco audible a su madre o por afrontar una cierta comercialidad, pero si es así salió realmente bien, no sólo por sus grandes canciones como "Whitewash" o "Machete" sino también por otros temas escondidos en la parte final del trabajo como "Ghost part 2" o "Colma", que encierran el misterio de ese pueblo fantasma al que se refiere el título del álbum.

Etiquetas: , , , ,

11 Comments:

Anonymous santi said...

No les conozco pero estoy intrigado,voy a probar a ver que tal.

3:07 p. m.  
Blogger Jaime said...

Ahí va una anécdota para aderezar un poco la crítica: creo recordar que fue en el mismo año 1998 que una multinacional (no recuerdo cuál exactamente) pasó a distribuir al sello Higher Octave en España. Escuchando el programa de Jorge Flo de aquellos tiempos me enteré de que iban a hacer un concierto en la sala Galileo de Madrid, y que estaban regalando entradas. Entre un amigo y yo conseguimos un par de ellas. Todavia recuerdo como Ramon Trecet glosaba el día anterior en su programa lo que iba a ser la actuació: su admirado Craig Chaquico, Nosequién Whelan (un músico irlandés del cual no recuerdo si guardaba parentesco con Bill), Vas (un grupo a lo Dead Can Dance) y Buckethead. El señor Trecet no conocía a estos últimos, pero aún recuerdo como, leyendo la formación, al llegar al DJ comentó, con su apolillado dogmatismo pontificó "...y fulanito de DJ... con lo que nos podemos hacer una idea del tipo de música que hacen".
En Galileo habia cuatro gatos, casi todos de los medios, y unos pocos más que íbamos con las entradas regaladas. Estaba Jorge Flo, pero no Ramon Trecet (se ve que en el reparto del pastel de las nuevas músicas de por aquel entonces, Higher Octave no estaba entre sus dominios).
La parte de Chaquico, muy buena, aunque con las bases grabadas. El tal Whelan, divertido y muy tradicional. Vas también chulos, sin descubrir la pólvora. Y hete tu aquí que para terminar sale un tipo con un cubo de KFC en la cabeza, se pone a tocar la guitarra... y yo me quedo con una cara de gilipollas que creo que no se me ha quitado hasta hoy. A mi en el momento me sonó fascinante, la banda era muy sólida y los efectos del DJ le daban un aire muy innovador. Para terminar la batallita, recuerdo también que me quedé tan flipado con el tipo que me emperré en quedarme a tomar algo en Galileo esperando a que saliera y verle la cara. Salieron todos los músicos menos él.
(Por cierto, ese concierto se emitió en un estupendo programa que tenía Jorge Flo en Canal +, yo lo grabé, y por ahí debe de andar en alguna cinta de VHS. Si algún día me diera por digitalizar mis cintas creo que esa sería una de las primeras que caería)

9:34 p. m.  
Blogger Pepe said...

Sabrosísimo comentario, Jaime.
Yo también descubrí a Buckethead gracias a ese concierto, pero lamentablemente no estuve allí sino que lo vi en el programa de Jorge Flo que mencionas (también lo tengo grabado por ahí, lo cual me recuerda un llamamiento: ¿hay alguien que tenga grabaciones del programa de televisión de Trecet 'Música N.A.'?).
Lo de la cara de gilipollas que se te quedó al ver la pinta del guitarrista me lo imagino, pero seguramente a todo el que estuviera allí presente.

3:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Honestamente la primera vez que vi a Buckethead, pense que era un tipo chiflado, alguien que solo queria llamar la atencion con el rollo de los pollos y las gallinas...pero conforme he ido conociendo su obra cada vez estoy mas convencido que es un gran guitarrista...un poco raro, pero muy bueno.

Ademas del album Colma les recomiendo Electric Tears.

Saludos desde Monterrey.

3:10 a. m.  
Anonymous santi said...

Ya lo he escuchado y me ha gustado mucho,otro descubrimiento.
Ahora a por ese Electric tears.

3:45 p. m.  
Blogger Doctor Sugrañes (antaño) said...

No es un comentario. ¡Es un estreno! ¡Carlos Sugrañes 008 vuelve! En realidad, parece una amenaza...
http://elcriticodezaragoza.blogspot.com/

4:21 p. m.  
Blogger Pepe said...

Me alegro de que te gustara, Santi. "Electric tears" no me llenó tanto, pero está en una linea parecida.

También me alegro de tu vuelta, Sugrañes, estaré atento a tu blog y lo daré de alta por aquí.

10:54 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo sí que tengo un 'especial Música N.A.' digitalizado desde VHS... lo puse hace un par de meses en demonoid pero lo tuve que retirar dado el poco interés que despertaba (creo que se lo bajaron un par de personas)

5:04 p. m.  
Blogger Pepe said...

Demonoid? Ahí me pillas totalmente, soy un ignorante en estos temas, sólo uso emule. Una pena, porque era una iniciativa interesantísima, y desde luego única.

5:27 p. m.  
Anonymous Warren Keffer said...

Ahivá, vaya hallazgo. Un disco muy interesante y original y un tipo la mar de raro. A ver qué tal está el resto de su obra.

6:41 p. m.  
Blogger Pepe said...

Me alegro de que te gustara, pero te aviso de que sus demás discos son bastante duros.

5:25 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home