1.8.08

WOLFSTONE:
"The chase"


Con unas raíces que se hunden en siglos de tradición, la cultura celta escocesa comenzó su auténtica revitalización en lo musical con el grupo Boys of the Lough en los 70. Ahí se comenzó a hablar del folk-rock escocés, ya que las grandes bandas celtas de este pequeño país han sabido aproximarse notoriamente a un sonido más rudo, más intenso,que el de otras naciones celtas. Grupos míticos como Runrig, Tannahill Weavers o Silly Wizard son ejemplos claros de este rumbo al que también llegaron conjuntos de creación posterior como Shooglenifty o Wolfstone, banda de las Tierras Altas que aunque nació realmente en 1989 (el gérmen se dió cuando Duncan Chisholm y Stuart Eaglesham se conocieron en un pub), reniega de sus dos primeras obras, tituladas simplemente con motivos comerciales como "Wolfstone I" y "Wolfstone II"; sobre ellas, sus miembros originales advertían que eran "álbumes de música de baile tradicional", siendo la llegada de Ivan Drever la que origino el verdadero 'sonido Wolfstone', cuya primera propuesta fue el álbum "Unleashed" en 1991. Sin embargo, y a pesar de la firmeza y calidad de aquel trabajo, el salto experimentado un año después en "The chase" le hace ser su primer gran álbum. La principal característica de esta gran obra, la fuerza de su propuesta, una interesante mezcla entre rock y música celta que es capaz de atraer por igual a diversos grupos de edades, estéticas e intereses.

Cerca de Inverness, lugar de procedencia de Wolfstone, existe una piedra de los pictos (antiguas tribus del centro y norte de Escocia) denominada 'piedra de lobo', de la que surge el nombre del grupo. Al carisma del violinista Duncan Chisholm y a la capacidad para componer del guitarrista y vocalista Ivan Drever, hay que unir la producción de un personaje esencial en el resurgir de la música escocesa: Phil Cunningham. El ex miembro de Silly Wizard y Relativity logró, en su faceta de productor, que este grupo sonara a la par tradicional y actual, y les condujo por un camino de éxitos durante varios años. Desde su llegada, de hecho, Phil Cunningham insufló nueva vida al grupo, admitía Duncan, y advertía a su vez de la calidad humana del acordeonista, mas allá de sus cualidades musicales. Para "The chase" esta banda que ha sufrido numerosos cambios en sus formaciones se completó con Stuart Eaglesham (guitarra y miembro fundador junto a Duncan), Struan Eaglesham (teclados), Andrew Murray (guitarras y voces) y Dougie Pinkock (gaita y flautas). El rudo comienzo y posterior desarrollo celta de "Tinnie run" lo dice todo sobre el estilo de Wolfstone, que en este álbum publicado por el sello IONA en 1992 deja un poco aparte los reels tradicionales (si bien su presencia es fundamental, en ese mismo tema o "The 10 float"), y se deja seducir por composiciones propias, comenzando por "Glass and the can", de Ivan Drever, donde se pone de manifiesto que entre ellos la voz no es un simple recurso, es un eficaz instrumento a cargo del propio Drever que complementa las canciones casi hasta la perfección por su equilibrio perfecto de fuerza y melodiosidad. Estos invasores de las tierras altas demuestran que lo mismo se defienden con aires lentos (eso sí, dotados de una personalidad arrolladora) que con composiciones movidas en las que arrasan con todo, por ejemplo Ivan y Duncan firman unidos la canción más conocida del trabajo, una soberbia demostración de fuerza titulada "The prophet" (que trata sobre la leyenda del vidente Coinneach Odhar -o vidente Brahan-, tras cuya ejecución un cuervo volando alrededor de su pira funeraria presagiaba su venganza), un monumental single que presagiaba una larga carrera, y que se ha convertido junto a otro puñado de piezas en santo y seña de la banda. "The prophet" fue incluido además en diversos recopilatorios, por ejemplo abría la compilación de 1993 del sello Iona "Heart of the lion", que también contenía la canción "Erin", perteneciente a su anterior plástico, "Unleashed". Otros buenos ejemplos vocales de "The chase" son "Close it down" o la lenta "Cannot lay me down", que cierra el disco. En cuanto a los temas instrumentales, "The 10 float" está compuesta por tres tunas, de las cuales la segunda y tercera son tradicionales, siendo la primera una composición de Ivan Drever cuyo título, 'Kinnaird house', es el nombre de la casa de Rena y Peter, los padres de los hermanos Eaglesham, a cuya gran hospitalidad está dedicada; "Jake's tune", de Struam Eaglesham y Andy Murray es, como su nombre indica, una tuna para Jake, el sobrino de los sempiternos hermanos Eaglesham (es además una de las dos composiciones en las que Ivan Drever no aparece en créditos). "The prophet" fue utilizado como tercer corte en un EP de la banda lanzado por Iona Records en 1993, que incluía además una canción nueva bastante suave, "Burning horizons", y otra instrumental rescatada de "Wolfstone II", de título "Battle", que abriría la compilación de 1997 "Pick of the litter".

Misteriosos desde la propia portada, pero lejos de la timidez de su vecino Nessie, el famoso monstruo que se deja ver realmente poco por Inverness, estos 'monstruos' de la música sí que deslumbran en directo, ya que gozan de un indiscutible poderío también en vivo, donde siempre han demostrado pasárselo tan bien como el propio público, que consigue vibrar con la energía celta de este grupo ya mítico. La calidad de sus arreglos rockeros de canciones de corte tradicional (y la excelencia de las composiciones propias, en las que destacan sus dos cerebros, Ivan Drever y Duncan Chisholm) les han proporcionado fama y multitud de seguidores en Escocia, en las naciones celtas y en casi cualquier rincón del mundo, y su actividad, lejos de cesar con "The chase", aún subió bastantes enteros con sus dos siguientes trabajos, "Year of the dog" y "The half tail".









Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Blogger Paco Fox said...

Wolfstone es un grupo que me molesta que no me guste del todo. Son folk rock, sus portadas evocadoras, tienen buenos intérpretes y alguna canción cojonuda... pero no me encantan. Por algún motivo, sus arreglos rock no me convencen. Al menos, la verdad sea dicha, basándome en un recopilatorio que compré. Quizá sea el momento de volver a intentarlo con este 'The Chase', que desde que salió siempre he querido comprar.

2:49 p. m.  
Blogger Pepe said...

Intentalo con "The chase" o con "The year of dog", son dos grandes discos, o por lo menos a mi me gustan bastante.

3:57 p. m.  
Anonymous Warren Keffer said...

Este álbum apenas lo he escuchado y no puedo opinar, del resto el mejor me parece The Half Tail. El resto de discos tienen buenos momentos pero no son álbumes redondos, aunque en líneas generales es un grupo muy interesante y recomendable.

6:18 p. m.  
Blogger Antonio said...

A mi me parecn fantasticos todos sus discos en los que interviene Phil Cunningham , o sea los 4 primeros hasta The Half Tail , el directo tampoco esta mal pero actualmente poca cosa,incluso el que podriamos llamar su lider Duncan Chisholm hace discos bastante mas interesantes en solitario demostrando su maestria del violin ,

4:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home