1.5.08

NIGHTNOISE:
"Shadow of time"


Desde que los hermanos O'Domhnaill emigraran a Oregón a principios de los 80 una vez que la gloriosa etapa de una banda tan importante para el folclore irlandés como The Bothy Band había concluído y el panorama musical irlandés era realmente triste, pronto quedó claro que podrían volver a lograr el éxito allende los mares con ese proyecto de nombre Nightnoise que inaugurara en 1984 Mícheál O'Domhnaill a dúo con Billy Oskay. Ya con Tríona Ní Domhnaill y Brian Dunning como un sublime cuarteto, esa inclasificable música que tenía mucho que ver con el origen estilístico de sus miembros (el folclore -Mícheál, Tríona-, la formación clásica y el jazz -Billy, Brian-) siguió evolucionando y se hizo poco a poco más vocal en su estilo celta tan personal y sugerente. "Shadow of time", publicado por Windham Hill en 1993, supone una continuación del sonido expuesto en su gran disco anterior, "The parting tide", pero el cambio de violinista, Johnny Cunningham por Billy Oskay -escocés por norteamericano-, provocó que la recurrente temática en el grupo de la vuelta al pasado y a las raíces celtas esté más arraigada, constituyendo un eficaz incentivo para que la unión de los cuatro miembros y el componente genuinamente celta de los temas sean mayores. Tres años habían pasado desde aquel especial "The parting tide", y "Shadow of time" iba a recoger entre sus doce composiciones, varias que rondaban desde hacía algún tiempo en sus conciertos, como "Shadow of time", "This just in" o "Silky flanks".

Aunque no les importaba la etiqueta bajo la cual se les pudiera vender, los cuatro componentes de la banda volvían a dejar claro en sus entrevistas: "No somos rock, ni pop, ni folk, ni new age: somos Nightnoise". Con esta premisa, y sin presión desde su compañía de discos, hicieron evidente la calidad de su sonido en este álbum en el que Tríona no sólo deslumbra con su voz en composiciones llenas de magia y añoranza como esa maravilla titulada "Shadow of time" (deliciosa pieza que según ella intenta describir el carácter, muchas veces efímero, del tiempo), sino que además, destacando en este sentido como en el trabajo anterior, compone un tercio de los doce temas del disco -"This just in" está inspirado realmente en "Jump", de Van Halen- basándose en su instrumento primordial, el piano (la tenue "Water falls" o "Three little nieces" son otros claros ejemplos). A este respecto, las composiciones de Mícheál O'Dohmnaill utilizan la guitarra como base principal, así se escucha en el comienzo del trabajo, la reflexiva "One little nephew", si bien su mejor contribución al álbum es la nostálgica y completísima "The march air", esplendorosa composición con dos caras, que comienza con un majestuoso harmonio, todo un himno que coloca a Mícheál como un compositor y arreglista multifuncional. En las dos aportaciones de Brian Dunning se potencia la flauta (soberbia "Silky flanks", que discurre entre el ritmo frenético -"como un pura sangre al galope", decía- y el tierno regocijo) y en la de Johhny Cunningham el violín (aunque sólo contribuye con el conmovedor 'aire' "Night in that land" -que pocos años después de la muerte de Johnny versionará el miembro de Wolfstone Duncan Chisholm para su álbum "Affric"-, éste es sin duda uno de los temas importantes de este completo álbum), destacando cada uno en lo que realmente dominaba. Charles William Glover, violinista inglés del siglo XIX, se cuela en el álbum con una de sus conocidas canciones, "The rose of Tralee". Piezas como "The march air", "Shadow of time" "Night in that land" o "Silky flanks" -una de cada miembro del grupo, lo que evidencia la importancia del conjunto-, y por supuesto la tradicional "Fionnghuala", elevan muchos enteros la valoración de este hermosísimo trabajo, si bien hay que mencionar que en "Spanish Arch/A Waltz, B Reel", tema del álbum de Puck Fair "Fair play", se anticipaba la mítica melodía de entrada de esta última. Puck Fair fue un conjunto que unió a tres grandes intérpretes para su primer álbum, "Fair play", publicado en 1987 por Windham Hill a través de su división de jazz y blues Lost Lake Arts; eran Brian Dunning (el más activo en la composición), Mícheál Ó Domhnaill y el percusionista Tommy Hayes (en 2008 Ark Records publicó el segundo trabajo del grupo, "Forgotten carnival", con protagonismo absoluto de Dunning). La llegada de Johnny Cunningham a Nightnoise supuso una emotiva vuelta a la época del grupo Relativity a mediados de los 80 (justo entre el germen de Nightnoise y el primer disco del grupo con ese nombre, "Something of time"), cuando dos hermanos irlandeses y otros dos escoceses nos legaron dos discos magistrales, que parecen renacer en cierto modo en este "Shadow of time". Se consigue aquí además que el reencuentro con la cultura celta sea total y que la música de Nightnoise deje un poco de lado las influencias jazzísticas del ya ex-miembro americano del conjunto, Billy Oskay, que a pesar de su ascendencia irlandesa, seguro que se sentía un poco fuera de esa añoranza tan exacerbada, cuyo punto culminante es la regrabación del tradicional gaélico "Fionnghuala (Mouth music)", una pieza Sencilla pero con una emoción condensada en su escasa duración: clásico donde los haya de la banda Nightnoise, "Fionnghuala" es una canción muy conocida en el ámbito del folclore celta, tanto por su carácter popular (es una pequeña pieza escocesa que se canta acappella y cuyo título se refiere a un nombre de mujer) como porque Mícheál y Tríona la popularizaron mucho antes en su estancia en The Bothy Band, donde era punto culminante de sus directos, como lo fue posteriormente en Nightnoise. Realmente Mícheál rescató y grabó la pieza antes de su ingreso en los bothies, ya que venía incluída en su trabajo "Celtic Folkweave", a dúo junto a Mick Hanly, que publicó Polydor en 1974 con la producción de Dónal Lunny y colaboraciones tan importantes como la de Liam O'Flynn; "An Bothán A Bha'ig Fionnghuala" fue el título, y venía recopilada junto a otras piezas tradicionales, algunas tan manidas como "The banks of claudy" o una "Bríd Óg Ní Mháille" que Nightnoise volvería a grabar en 1996 para la recopilación "A celtic christmas II". Con The Bothy Band, la grabaron en su álbum "Old Hag You Have Killed Me", aparte de ser incluída en "The best of The bothy band" y en un disco en directo para la BBC, "Live in concert", publicado en 1994.

Todo en "Shadow of time" obedece a unos recuerdos intimamente ligados a Irlanda, pudiendo decirse que si "The parting tide" era una visión del viaje hacia América, "Shadow of time" es un viaje musical de regreso a su país, algo que acabará sucediendo realmente uno años después. Siendo los nuevos cuatro miembros una pequeña familia, cada uno llega a imponer ciertas ideas e influencias en el conjunto, logrando ese sonido celta tan característico envuelto en un aura de música de cámara. La celta es una música muy melodiosa y se adapta perfectamente a la modernidad, y este disco es la demostración de que se puede conseguir un sonido actual y original sin renunciar a la tradición. Justo diez años después de la publicación de "Shadow of time" -que por cierto incluía a Ramón Trecet en los agradecimientos-, el tiempo hizo deshonor a ese título ensombreciendo las vidas de sus protagonistas, ya que fallecía de un ataque al corazón Johnny Cunningham, siendo Mícheál O'Dohmnaill el que nos dejaba tres años después. Así desaparecía para siempre un grupo mítico, sin concretar los proyectos de los que llevaban tiempo hablando, por lo que debemos conformarnos con sus siete álbumes, que continúan presentes en nuestra memoria y en nuestras colecciones.

ANTERIORES CRÍTICAS RELACIONADAS:
NIGHTNOISE: "The parting tide"
RELATIVITY: "Gathering pace"





Etiquetas: , , , , ,

9 Comments:

Blogger Paco Fox said...

Quizá mi disco favorito del grupo en su conjunto, a pesar de que The Parting Tide tiene los temas que más me gustan. Quizá sea por ser el más decididamente celta de todos.
Una pena lo de Johnny Cunningham, de cuyo fallecimiento no me enteré hasta hace cosa de un año y pico. Si bien soy más fan de su hermano, tenía discos la mar de interesantes, como su música para 'Peter and Wendy'.

9:48 a. m.  
Blogger Pepe said...

Sí, es una pena saber que Nightnoise ya no sacarán más discos, ni podremos verles de nuevo en directo, una experiencia maravillosa.

Yo también soy más fan de Phil Cunningham que de Johnny, tiene unos discos muy buenos en solitario, con Silly wizard, Relativity, Aly Bain, y como productor es estupendo (Connie Dover, Wolfstone). Por cierto, que es la segunda vez que te veo mencionar "Peter and Wendy" y aún no he escuchado ese disco, imperdonable.

4:54 p. m.  
Blogger Paco Fox said...

Tampoco te esperes una gran obra maestra. Es, sobre todo, curioso.

¿Connie Dover? No la conozco. Investigaré.

9:48 a. m.  
Anonymous Petete said...

Fue uno de los primeros discos que escuché de nuevas músicas hace ya muchos pies recorridos. No me parece lo mejor de Nightnoise, pero si imprescindible en su discografía. Billy Oskay (más conocido como Billy el niño) también hizo películas de vaqueros, compaginando las dos artes.

5:56 p. m.  
Blogger Pepe said...

Estás loco, petete, pero te admiro. Eso sí, me sorprende que en el concierto de Eleftheria no te lanzaras a besarle los pies, has madurado.

Paco, tampoco te esperes tú gran cosa con Connie Dover, aunque no está mal, su primer disco tuvo bastante repercusión.

6:40 p. m.  
Anonymous Warren Keffer said...

Me encanta Nightnoise :)

No tengo mucho más que decir, la verdad xDDD

2:02 p. m.  
Anonymous Cubano said...

Yo tampoco. Son geniales y este disco es precioso.

(rompo una lanza en favor de Connie Dover, nadie canta aires lentos como ella)

5:20 p. m.  
Blogger Evanggelos said...

Este disco siempre ha sido mi favorito de Nightnoise y eso que antes de escucharlo ya me conocía de memoria "The Parting Tide", otro de sus grandes. El conjunto es simplemente mágico, de principio a fin, sin ningún tema de relleno. Una producción impecable, unas composiciones contundentes y delicadas a la vez; vamos, lo que se dice un clásico.¡Qué pena que no llegara a verlos nunca en directo!

8:56 p. m.  
Blogger Pepe said...

Todos tenéis razón, un grupo simplemente único, mágico, posiblemente irrepetible.

4:49 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home