9.3.07

CHRIS SPHEERIS:
"Culture"

Grecia es un país al que musicalmente le debemos mucho en las últimas décadas, ya que de él han salido músicos maravillosos y a la vez variopintos: Vangelis o Yanni son ejemplos de grandes teclistas, Iannis Xenakis o Mikis Theodorakis en cuanto a la música contemporánea, María Callas (la gran diva, de origen griego aunque nacida en los Estados Unidos), Demis Roussos o Nana Mouskouri como voces de siempre, y Eleftheria Arvanitaki, Alkistis Protopsalti, Haris Alexiou o Savina Yannatou como esas otras voces que, con mayor o menor recorrido musical, han llegado recientemente a nuestros oídos. Un ejemplo de otro músico de orígenes griegos que en las últimas dos décadas ha conseguido imponer su estilo de nueva música instrumental melódica es Chris spheeris.

Más allá del éxito de sus colaboraciones con Paul Voudouris (sin duda "Enchantment" es uno de los grandes álbumes del siglo XX en cuanto a este tipo de música), este multiinstrumentista nacido realmente en los Estados Unidos (concretamente en Milwaukee) ha destacado como un gran compositor en solitario. Sus influencias pasan de la música tradicional griega a los Beatles o Elton John, pero también Vangelis, Génesis o Brian Eno sonaron en su habitación. Con tal amalgama de estilos fue tejiendo sus ideas, pero escuchando su música se pueden deducir dos cosas, que es personal y espiritual, y que está notablemente influida por los viajes ("mis padres me animaron siempre a viajar y vivir la experiencia de otras culturas; donde quiera que fuéramos veía y escuchaba, y crecí en un vocabulario de sonidos exóticos y adornos musicales"). La confluencia de estas características dota a sus discos de un exotismo propio y sincero, y en este sentido "Culture", publicado en 1993 por Essence Records (el sello del propio Spheeris, del que "Culture" fue la primera referencia en solitario, y que distribuyó en España Resistencia), es un álbum especialmente transcultural, profundo espiritualmente aunque posiblemente más 'global' que otros de sus éxitos anteriores (si bien canciones como "Pura vida", de "Enchantment", se acercan notablemente a este espíritu viajero). En él, este apuesto músico de sonrisa carismática nos invita a su particular viaje -por sitios cuyos sonidos ambientales están recogidos en el disco, como Grecia, Tailandia, India y Sedona (Arizona)- y acierta en su interpretación del mismo, de una forma cálida, familiar, pero ante todo, y como siempre en su música, vital y optimista. El trabajo varía entre una base rítmica, más visual y cultural ("Margarita", "Elektra") y otra romántica, más intimista y delicada ("Embrace", "Allura"), y juntas alcanzan altísimas cotas de calidad, sólo hay que escuchar pequeñas maravillas como "Aria", "Culture" o "Bombay" para darse cuenta de la genialidad de este guitarrista y multiinstrumentista que reside actualmente en el desierto de Arizona y que nutre la sonoridad de sus guitarras, teclados y percusiones con flautas, cellos, saxos y oboes.

Tras esa fachada de play-boy se esconde un hombre humilde y sincero, un artista auténtico que hace años que no nos impresiona con un nuevo disco, ocupado en otras aficiones como la fotografía, pintura o poesía. Mientras tanto paladeamos la esencia de su música en sus antiguos trabajos, de los que "Culture" (que se puede encontrar con portadas diferentes en formato digipack o en una posterior edición en caja normal) es un ejemplo de calidad, pero ante todo de alegría y sentimiento, un disco emocionante que conecta con nuestros sentidos, inundándolos de añoranza.


OTRAS CRÍTICAS RELACIONADAS:

Etiquetas: , ,

7 Comments:

Anonymous Petete said...

Chris Spheeris es el trovador de la música mediterránea. El genio que aparece cuando menos te lo esperas y que va desprendiendo magia en forma de teclados y guitarras. Voudouris es el Sultán de las mil y una noches y con su flauta encanta. Voudouris y Spheeris juntos son una mezcla de sensaciones difícil de olvidar. Conocí a Spheeris por primera vez allá por el 98, y desde entonces no he podido dejar de escucharle. Este genio de la lámpara fue el único que me sacó de mi encantamiento y me hizo ver que hay algo mejor que los pies griegos femeninos…y es su música.

Culture, ¡apoteósico!. Chris spheris es el nuevo dios Apolo del siglo XX y XXI

4:02 p. m.  
Blogger Pepe said...

Lo tuyo con Grecia (con las griegas y con Spheeris, aunque no sé en que orden) es pasión. El próximo día que nos veamos recuérdame que te lleve tu medicación.

Fuera bromas, ya sabes que a mí también me encanta la música de Spheeris, pero hace tiempo que nos tiene a pan y agua.

Ah, muy buena tu maqueta, aunque ese final es muy muy duro...

4:08 p. m.  
Anonymous sapo said...

¿Algo mejor que los pies griegos femeninos? ¡Venga ya!

1:29 a. m.  
Blogger Pepe said...

Sapo y su ironía, hace tiempo que no te dejabas caer por aquí, y sólo temas como el lesbianismo o los comentarios de Petete o de Sugrañes podían hacerte volver. Deberías escuchar un poco más a Spheeris y tomar nota, para esos conciertos que nos has prometido.

4:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

su música es maravillosa.Necesitamos un concierto de el en España

1:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimados amigos, os estaría eternamente agradecido si cuando sepáis alguna fecha oficial para ese esperado concierto de Spheeris, lo comunicarais. Llevo siglos esperando ese evento.

11:53 p. m.  
Blogger Pepe said...

Hola, amigo. He mirado un poco por su web y parece que últimamente está bastante activo en cuanto a conciertos, pero todos en la zona de California y Arizona, lo que queda un poco lejos, al menos de España. No creo que le veamos por aquí en breve, la verdad, pero no hay que perder la esperanza. Y ya por pedir, un nuevo disco no estaría nada mal!!!

4:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home