29.10.06

JEAN MICHEL JARRE:
"Equinoxe"

Después del inesperado éxito de "Oxygene", todas las miradas estaban puestas en Jean Michel Jarre, esperando o bien otro gran disco que lo encumbrara en la primera línea de la música instrumental electrónica o una excusa para compesar el endiosamiento de aquel y martillear sin piedad al joven natural de Lyon. En 1978 apareció "Equinoxe", y la crítica tuvo que guardarse los martillos y reconocer que estaba ante uno de los grandes, ya que este nuevo trabajo llegaba incluso a superar por momentos a su antecesor.

Con su fiel aliado Michel Geiss (músico, inventor y en gran medida responsable de la evolución tecnológica de Jarre) y de nuevo una excepcional portada de Michel Granger, "Equinoxe", cuya fuente de inspiración va a ser el elemento 'agua' -como en "Oxygene" lo era el aire-, mantiene la estructura de varios cortes sin título definido, 8 extractos sin desperdicio que se inauguran con una melodía de entrada en una onda espacial tan marcada como en "Oxygene", lo que se refleja especialmente al comenzar la parte 2, misteriosa y burbujeante. Ambas composiciones son el interesante anticipo de la zona más luminosa, explosiva y definitivamente comercial del trabajo, la compuesta por los extractos 3, 4 y 5 del mismo. La delicada "Equinoxe part 3" desprende un llamativo aroma clásico, impresionista, en una cuidada labor de estudio con los aún escasos medios de la época. La parte 4 es sin duda mi favorita, desde el pequeño ritmillo de fondo que la introduce hasta el siguiente, soberbio y decididamente electrónico, que nos lleva embelesados a la melodía principal; la repetición de esta maravilla y su culminación en forma de extraordinario clímax hacen de éste uno de los grandes temas de siempre de Jean Michel Jarre, y su escucha me hace pensar que los que consideran a esto música sin alma son gente que, paradójicamente, no la posee. Este núcleo central de la obra culmina con la que quizás sea su parte más conocida, la 5, merced a una melodía rápida y decididamente pegadiza (si bien hay que reconocer que, como primer single, no supera a aquel "Oxygene part 4"). La parte sexta es tremendamente rítmica, yo diría que avanzada para su época, de hecho el efectivo estilo de Jarre deja entrever una cierta ansia de experimentación y traslada a su disco sus avanzadas ideas que, como sucedía con "Oxygene", no han quedado tan desfasadas como podría suponerse a 30 años vista. Contrariamente, el estilo elegante de la electrónica de Jarre ha sido objeto de influencias e imitaciones a lo largo de los años, y sólo unos pocos han conseguido evolucionar hacia otras formas interesantes de expresión electrónica sin entrar en baratos efectos de discoteca o en experimentaciones sin pies ni cabeza. De la parte 7, que es de las menos inspiradas del álbum, llegamos a la octava y final, dividida en dos partes, un maravilloso comienzo circense que tiene título propio, "Band in the rain", y una culminación en forma de melodía de "Equinoxe part 5" pero ralentizada.

Casado en estas fechas con la conocida actriz francesa Charlotte Rampling, un feliz Jean Michel iba a trasladar al año siguiente por primera vez la grandilocuencia de su música a un espectáculo en directo, y sólo podía ser a lo grande, el 14 de julio (fiesta nacional francesa) ante un millón de personas en la Place de la Concorde de París, un espectáculo de luz, sonido, proyecciones en los edificios, fuegos artificiales y demás parafernalia, que fue retransmitido por Eurovisión, aunque no fue emitido en España. Ya no hay músicos como el Jarre de los 70 y 80, que concebía sus conciertos como un espectáculo total al servicio de toda una ciudad, este fue el primero, pero en mi retina aún perduran las imágenes (siempre en televisión, desgraciadamente) de otros conciertos en Lyon, Houston, Londres, Mont Saint-Michel...

ANTERIORES CRÍTICAS RELACIONADAS:
JEAN MICHEL JARRE: "Oxygene"



Etiquetas: , ,

5 Comments:

Anonymous jaimixx@hotmail.com said...

Un gran álbum en el que Jarre demostró que lo de Oxygene no fue flor de un dia. probablemente tenga una calidad compositiva mayor que Oxygene, aunque claro, no cuenta con el factor sorpresa que tuvo el primero.

1:35 p. m.  
Anonymous The Watcher said...

A mí de hecho me gusta más que Oxygene. De todas formas, creo que ambos son los mejores discos de Jarre.

Un saludo.

4:52 a. m.  
Blogger Pepe said...

Me es difícil elegir, la verdad es que cada disco de Jarre tiene momentos increibles, no olvideis "Magnetic fields" o "Rendez vous". Dos de mis favoritos serán siempre "Zoolook" y "Chronologie", supongo que hablaré de ambos en su momento.
Por supuesto es totalmente cierto que el elemento sorpresa de "Oxygene" no se ha dado más, y actualmente las sorpresas son malas al escuchar esas sesiones tan terroríficas que ha publicado Jarre ultimamente. A ver si se pone las pilas, estoy seguro de que podría currarse otro disco al estilo de "Chronologie".

6:06 p. m.  
Anonymous jaimixx said...

De todas maneras a mi me pareció bastante interesante "Metamorphoses" experimentando con instrumentos clásicos y no centrandose tanto en el sintetizador.

12:08 a. m.  
Anonymous Jaime said...

Superó a Oxygene, el álbum es como un camino hasta el comienzo del climax en la parte 4 que no para hasta la 7, para la pausada despedida de la 8.

La parte 5 batió el record de permanencia en listas de éxitos en el año 1978 y 79, un hecho sin precedentes en aquella época. Todo el mundo conocía esa melodía, aunque algunos no al músico.

6:13 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home