27.8.06

ENYA:
"Watermark"

Si en alguna ocasión se han dado las condiciones necesarias para la creación de una obra maestra, de esas que la gran mayoría del público encumbra sólo con escuchar su título, no cabe duda que una de ellas se dió en Irlanda, en la persona de Enya y en la segunda mitad de los años 80. En la búsqueda de un sonido propio y auténtico, Eithne Ní Bhraonáin (nombre de Enya en gaélico, su lengua materna) contó con la enorme capacidad de dar con esa 'marca de la casa' no sólo identificativa, sino además innovadora y sublime. Grandes intérpretes de las Nuevas Músicas cuentan con esa ventaja de ser reconocidos por su colosal estilo, Philip Glass, Mike Oldfield, Jean-Michel Jarre, David Antony Clark, Loreena McKennit, Vangelis... pero casi sobre todos ellos, al menos en popularidad y admiración, domina el estilo multivocal de Enya, cuyo primer trabajo relevante fue la banda sonora de la serie documental de la BBC "The celts". En realidad, al tratarse de un fenómeno local (número 2 en Irlanda), pocos fueron los que pudieron escuchar ese disco antes que el siguiente, el auténtico comienzo de la meteórica carrera de la irlandesa (y que provocó la importación y posterior reedición de aquel), un disco imponente que posiblemente Enya no ha superado ni podrá superar jamás: "Watermark", una de las cumbres de la música por su frescura, atrevimiento y originalidad, y por una aureola de sinceridad que comienza al poder leer los títulos y letras de canciones de forma manuscrita.
 
Warner Music fue la afortunada compañía que publicó "Watermark" en 1988, gracias al tesón del joven presidente de su división británica, Rob Dickins, que se atrevió a apostar por Enya contra todo pronóstico, un visionario que también reclutó posteriormente a Mike Oldfield, con enorme éxito. Fueron sin embargo otros dos personajes los culpables en gran parte de ese popular estilo multivocal (mantos de voces superpuestos de fondo sobre el que se ejecuta la voz principal), el productor Nicky Ryan y su esposa y eficaz letrista, Roma Ryan, otros dos irlandeses que la acogieron en su casa de Dublín, donde comenzó a cocerse este álbum que ocupó casi un año de trabajo. Casi como si de un trío se tratara, Enya y los Ryan entremezclaban tres tipos de composiciones en el álbum, sin poder discernir con un mínimo de cordura cuales son las mejores o las más deseadas en un conjunto simplemente perfecto: las instrumentales, las marcadas por el mencionado efecto multivocal y las sencillamente vocales, canciones bien en inglés, bien en gaélico. La presentación del álbum emana una imagen de cantautora novedosa, pero la mirada desafiante y los trazos gruesos encierran un simbolismo difícil de definir, un misterio que comienza en el primer corte, instrumental al piano ("Watermark", utilizado posteriormente para un álbum tributo a la Princesa Diana), y que se acrecenta en "Cursum perficio", canto en latín de una profundidad y sentimiento embriagadores, donde ya nos damos cuenta de que Enya es mucho más de lo que nadie se imaginaba. En esa monumental canción escuchamos el estilo multivocal, así como en "The longships" (que ya aparecía en la serie "The celts" honrando a los barcos vikingos), la poderosa "Storms in Africa" o el tema con el que comenzó el mito, "Orinoco flow", un sencillo rompedor, una canción divertida, aventurera y pegadiza aunque complicada en su elaboración, por lo que curiosamente fue la última canción grabada para el álbum. "Orinoco flow", también conocida como "Sail away", supuso todo un descubrimiento, y contribuyó notablemente a que "Watermark" llegara al número 5 en las listas inglesas y se convirtiera en un disco dormilón, de esos que se mantienen en las listas de éxitos durante meses y meses -en España más de 150 semanas-, quizá sin llegar a posiciones de privilegio pero posiblemente vendiendo más que muchos de esos éxitos efímeros con que la industria nos martillea de vez en cuando sin ningún tipo de calidad. Y calidad era lo que le sobraba a Enya, hermana de Máire (ahora Moya) Brennan, que antes de desmarcarse en solitario había colaborado en un par de discos de la conocida banda de sus tíos y hermanos, Clannad, donde conoció a Nicky Ryan. Habiéndose empapado de influencias musicales desde su niñez, lo lógico era su dedicación a la música, y la mayor muestra de esencia irlandesa es el idioma gaélico, que Eithne utilizó en "Storms in Africa" y especialmente en la emotiva "Na laetha geal m'óige", una delicia dedicada a sus abuelos, que habla de la pérdida de la juventud y el recuerdo de esos días que siempre parecen mejores. También de manera 'univocal' pero en inglés, nos encontramos con "On your shore" (que era un instrumental en origen), "Exile" (el cuarto sencillo del álbum, otra maravilla que, al igual que la canción anterior, fue incluída en la película de Steve Martin -admirador incondicional de Enya- 'L.A. Story') y con el excepcional segundo single, "Evening falls...", intimista y sencillamente magistral historia de fantasmas (sobre una mujer que sueña permanentemente con una casa y, cuando acaba encontrándola, descubre que ha estado también vagando por ella), con el que la crítica acabó de rendirse al mundo de magia y poesía que esta frágil joven -aunque ya contaba con 27 años- ofrecía en un álbum en el que también tenía cabida la instrumentalidad de "River" y de "Miss Clare remembers", idea de años atrás que al contrario que "On your shore" intentó convertirse en canción para acabar cediendo a la soledad del piano. Un año después de la publicación y consiguiente éxito de "Watermark", Enya grabó de nuevo "Storms in Africa" con letra en inglés y el título de "Storms in Africa (Part II)", lanzándolo como tercer sencillo, originando que en algunas nuevas ediciones del disco en varios países se incluyera esta nueva versión como corte número 12, una pista extra de gran interés. Chris Hughes (percusiones en "Storms in Africa" y "River"), Neil Buckley (clarinete en "On your shore") y el magistral Davy Spillane (gaita irlandesa en "Na laetha geal m'óige" y flauta en "Exile") representan las escasas colaboraciones que necesitó la artista irlandesa para completar su obra maestra.
 
Tan fascinantes como la propia música fueron los video-clips de los cuatro sencillos del álbum, todos ellos dirigidos por Michael Geoghegan (como curiosidad, señalar que aparte de Enya y otros artistas internacionales como Seal, Roxette o Simply Red, este realizador británico ha trabajado con Mecano y con Nacho Cano en solitario): "Orinoco flow" mantiene la estética y el colorido de la portada del álbum, "Evening falls..." ahonda en lo fantasmal de la canción con refinado buen gusto, "Storms in Africa (part II)" recrea una exótica aventura en el continente negro y "Exile" incluye imágenes de la película 'L.A. Story'.  Aunque injustamente "Watermark" no fue nominado al premio grammy, sí que lo fue el video-clip de "Orinoco flow", si bien acabó ganando dicho premio Michael Jackson por "Leave me alone". Con premios o sin ellos, y lo escuche quien lo escuche, este disco alcanza un punto donde otros no llegan, provocando una cierta melancolía en el oyente. Desde la pequeña Irlanda, esta sublime creadora ha llegado a alcanzar un estatus sobresaliente gracias no sólo a la calidad de sus melodías sino al sentimiento expresado y la profundidad de las mismas, en un sonido propio, una 'marca de la casa' que identifica a Enya ante cualquier otro artista, otorgándole esa extraordinaria popularidad posiblemente a cambio, con el tiempo, de un cierto encasillamiento. Mientras tanto, "Watermark" es uno de esos discos que me llevaría a una isla desierta.









Etiquetas: , , , , ,

12 Comments:

Blogger Pepe said...

Sergio (escritor del libro sobre Enya de Cátedra y amiguete incondicional de un servidor), te obligo a romper tu silencio y comentar algo sobre este "Watermak". Sin excusas, chaval.

4:49 p. m.  
Blogger Paco Fox said...

Dato: La peli de Steve Martin es 'Tres Mujeres para un Caradura'. Este espantoso título español (el original es 'L.A. Story') esconde una de las mejores y más extrañas comedias americanas de principios de los 90. No es para todo el mundo, pero muchos encontrarán una joya inesperada. Y si no, pues pueden entretenerse no sólo con 'Exile', sino también con 'Epona' en la escena más ñoña (mucho) y al mismo tiempo más romántica del cine americano reciente.

9:37 a. m.  
Blogger sergio said...

Pues que quieres que diga salvo que es uno de los discos que más veces habré escuchado en mi vida. Ahora ya no caigo tanto en él, pero en el período 1988-1992 debí escucharlo al menos 200 veces.

El hecho de que Enya tuviera éxito es casual, en el fondo. La verdadera fuerza del disco no tiene que ver con la marca "Enya" y como se ha vendido, sino con algo que no tiene nada que ver. Lamentablemente la marca comercial "Enya" se ha ido comiendo a la verdadera Enya, pero Watermark sigue y seguirá ahí.

11:44 a. m.  
Anonymous Pepe said...

Vaya, has roto tu silencio, aunque haya sido por obligación. Es cierto que Enya ha sido fagocitada por su 'marca comercial', desde después de "Sheperd moons" nada es lo mismo, aunque siempre hay detalles.
Paco, vi "L.A.Story" (fue Sergio quien me la dejo y me habló muy bien de ella)... y no me gustó nada, no sé si porque me esperaba más, porque no es la típica película de Steve Martin o porque estaba en un mal momento, pero ya lo dices arriba, "no es para todo el mundo".

3:09 p. m.  
Anonymous lord of the pacharans said...

en cambio,el amigo sergio,(Muy dado a abrir mis ojos a joyas)me dejó la pelicula,y me encantó,lo que son las cosas...
Por cierto,todo el fin de semana sin móvil,los c.... de amena me dejaron sin señal dos dias antes de lo previsto....por culpa de la escasez de....ah,no...por pasarme a otra compañía.
Perdón por este inciso,pero así me ahorraba unos mensajes,jejeje
Watermark,buf...que puedo decir que no se haya dicho...evening falls y storm in africa(orinoco flow me llegó a cansar,sin ser culpa de enya),me convencieron plenamente a tratar de escuchar siempre lo que sacara esta mujer,aunque no me he comprado todos los discos,pero siempre levanta expectación,y espero nuevas y bellísimas canciones de ella.Gracias Sergio,gracias a tí he descubierto muchas canciones de singles y ediciones especiales,que de otra manera no habría escuchado nunca.Y hubera sido una auténtica pena.Un crack.

5:53 p. m.  
Anonymous Dani BCN said...

Ah... ¡Watermark!

La joya iniciática que Enya grabó con los pocos recursos con los que contaba entonces y que tan buen resultado le dió.
Es sin duda el disco favorito de los fans más melancólicos del sonido Enya más primitivo (y con altísimas cotas de belleza por doquier) y a donde los fans de la nueva Enya (la que decís que ha sido comida por la marca "Enya") solemos recurrir en los momentos nostálgicos en que buscamos solaz en canciones más intimistas.
Sin duda, uno de sus mejores trabajos... para muchos el mejor... no en vano está considerado uno de los 1.000 discos imprescindibles de la historia de la humanidad.

Un saludo a Sergio y a Pepe (felicidades por tu blog).

12:14 a. m.  
Anonymous Jaime said...

Recuerdo finales del 88, tras escuchar "On your shore" y "Evening falls" en Dialogos 3 y "Storms in Africa" en Discópolis, totalmente cautivado, buscando como loco este disco, con mis pocos recursos económicos no me pude resistir, y mientras algunos dependientes me miraban raro o incluso se sonreían de lo que preguntaba, hasta que di con ello,curiosamente en el Corte Inglés; luego las reacciones de la gente al escucharlo, de sorpresa pero finalmente cautivados, así es como se extendió este disco. Uno de los discos de más calidad y de más ideas de finales de siglo, referencia a una época de mi vida, y que me habrió nuevos campos, junto a "Rivers gona rise". QUIEN NO LE PONDRÍA UN DIEZ!; lógicamente, Pepe, este disco no podía faltar en este blog, de nuevo, poco puedo decir. Si soy sincero la primera vez que lo oí me recordaba a temas de MIKE OLDFIELD, por ello también me enganchó.

Como dato curioso la segunda edición aparecía con el tema extra Storms in Africa II, que luego volvió a desaparecer en ediciones sucesivas.

2:15 a. m.  
Blogger Paco Fox said...

Efectivamente, 'L.A. Story' es una de esas películas tan idiosincráticas que sólo algunos conectan con ella (curioso: lo mismo que 'La joven del agua', que se estrenó este finde).

Respecto a Watermark, recuerdo que el machaque mediático fue un tanto excesivo cuando se vio que el disco era un éxito (como dice el artículo, varios meses después de que saliera). Por eso, no me lo compré. Sí que me pillé 'The Celts', pues andaba con mi primer (y definitivo) ataque celtófilo, y me encantó. Aun así, había escuchado tanto 'Storms in Africa' que tardé unos años en tener el disco.

9:46 a. m.  
Anonymous Pepe said...

"The celts" es otro pedazo de disco, donde ya se adivina lo que iba a venir en breve. A mí también me abrió nuevos campos este "Watermark", aunque más que a mí a los amigos a los que se lo dejaba y (siendo absolutamente poperos o rockeros) se sorprendían de su encanto.
Un saludo a Dani, de Barcelona.

12:05 p. m.  
Anonymous jaimixx said...

Clásico entre los clásicos. Todo un gran álbum y el mejor de Enya sin duda. Un disco con el que triunfó aunque este tipo de música no estuviera aún de moda (cuando se puso de moda salían artistas como churros haciendo basura) y uno de los que más escucho de mi discoteca.

1:38 a. m.  
Blogger Riverport said...

Watermark!!!! cuantos sentimientos... escuchar ese disco es transportarse a ese planeta llamado Enya... es evocar tanta nostalgia!!! Ese fue el inicio de esta búsqueda en la que ya llevo muchos años, el primer disco que compre y el que me convirtio en su fan. Sin lugar a dudas esta es mi música favorita y Watermark es uno de mis favoritos y lo será siempre. Saludos a todos!!!

6:36 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

No soy muy conocedor de Enya, pero como anecdota, hace muchos años, 1993 para ser preciso escuche una cancion a piano(watermark) . Esa tonada me acompaño. Por años y sin saber como se llamaba. La busque por todos lados, en peliculas en discos a piano, llegue a conoser a Motzar, beethoven, Chopin, y nunca la encontraba. Con la llegada del internet busque musicas a piano y solo retumbaba en mi mente como eco, esa tonada que hacia brotar emociones desde el fondo de mi ser. La escuche en madagascar 3 y al escucharla despuea de años me trajo tantos recuerdos y sensaciones. Gracias por mostrarme un mundo diferente y alternativo en cuanto a musica.

7:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home